Ambos compartieron una charla pública en donde hablaron de consumismo y la situación chilena, entre otros temas.


El presidente electo Alberto Fernández y el ex mandatario de Uruguay José “Pepe” Mujica compartieron este mediodía una charla sobre “Cultura, política y capitalismo tardío” en la Universidad Nacional de Tres de Febrero, en la que intercambiaron elogios y coincidieron en la necesidad de “salir del individualismo”.

“Es un honor tener a un amigo que consiguió una changuita de presidente”, bromeó Mujica, lo que despertó las risas del auditorio de la universidad, al dar comienzo a su charla, sentado en un sillón junto a Fernández.

En ese marco, el ex mandatario uruguayo destacó que el presidente electo es un “amigo necesario e imprescindible en esta batalla por ser una América que sea nuestra Nación”.

Luego, en su disertación, Fernández destacó que “Pepe” Mujica “es un faro, el último de los hippies, alguien que en su juventud luchó, sobrevivió, tuvo una sola conducta y una sola lógica” durante su vida y, por eso, es “socialmente respetado”.

La charla se desarrolló ante un auditorio colmado de la sede Caseros de la alta casa de estudios, organizada por las cátedras de Cultura Contemporánea, Introducción a la Problemática del Mundo Contemporáneo, Cuestiones de Sociología, Economía y Política; y Problemas de Historia del Siglo XX.

En su exposición, Fernández habló del capitalismo y el consumismo, mencionó a Raúl Alfonsín como artífice de la “ética de la solidaridad” y dijo que su persona no es “sólo el resultado de lo dejó Juan Domingo Perón, sino también de Bob Dylan y Los Beatles“, entre otros.

“¿Quién puede vivir en paz sabiendo que el de al lado está sufriendo?”, preguntó en otro tramo de su alocución, y agregó: “Los hambrientos no son una estadística, ¿cómo podemos estar en paz con nuestras conciencias sabiendo que al lado o enfrente hay alguien en esa situación?”.

Por su parte, Mujica habló de “la utopía necesaria e imprescindible de hacer una Argentina mejor, una América Latina mejor, un mundo un poco mejor”, y se refirió al consumismo como aquel que “nos afana la libertad; nos quita tiempo de nuestra vida que podemos gastar en los afectos”.

También hizo una referencia a la situación que atraviesa Chile: “Las sociedades se miden en macro números, pero nadie le pregunta a la gente si es feliz, como en Chile, donde las cifras son bárbaras pero la gente tiene una bronca… es más complicada la cosa”, dijo y sonaron los aplausos de los asistentes.

En otra frase, fiel a su estilo, sostuvo: “Me hicieron pinta de presidente pobre. Pobre es el que precisa mucho, el que está esclavizado y a cada fin de mes nunca le alcanza lo que tiene, porque tiene la ambición de los fierros y una casa nueva”.

Alberto Fernández utilizó a Bugs Bunny, el mítico personaje de Warner para explicar que se trata de una promoción de la cultura de “sacar ventajas sobre los demás”.

“Con la Warner empezó el posmodernismo. Esos dibujos animados, Bugs Bunny, el Pato Lucas, el Gallo Claudio, representan una disputa entre un tonto y un vivo, donde siempre gana el vivo. ¿Han visto un estafador más grande que Bugs Bunny?“, le consultó a los presentes.

Luego agregó: “Han sido un modelo de muchas generaciones. Fue un modelo de gran promoción del individualismo. Uno mira los mensajes de la Warner y está repleto de mensajes individualistas y pocos solidarios y hubo toda una generación que se formó con eso”.

En la charla, estuvieron acompañados por el vicerrector de la Universidad, Martín Kaufmann, y Enrique Valiente, coordinador de la Licenciatura en Gestión del Arte y la Cultura.




Comentarios