La hija de Ricardo Fort hablo de cómo se lleva con su imagen y aseguró que después de lo que le pasó a él le tiene "respeto" a las cirugías.


A sus 15 años y tras una infancia mediática, Marta Fort, hija de Ricardo Fort, volvió a mostrarse en los medios por decisión propia.

Bajo la tutela de Guillermo Martínez, a quien ella se refiere como su “segundo papá”, la adolescente crece junto a Felipe, su hermano mellizo.​

Martita Fort crece junto a Felipe, su hermano mellizo y bajo la tutela de Guillermo Martínez, a quien ella se refiere como su “segundo papá”.

Martita dejó entrever que si bien no se obsesiona con el cuidado del cuerpo, la entusiasma haber conseguido en el gimnasio los resultados que esperaba: “No me gusta hacer dieta. Hace un tiempo me hice vegana… ¡Duré cuarenta días!”.​

Si bien sostuvo que come lo que quiere, aclaró que se cuida para no excederse con las porciones. Asimismo, reveló un mínimo detalle que le gustaría modificar de su imagen, pero que aún no se anima. “Me quiero operar la nariz para limar un pequeño sobrehueso. Aunque después de lo que pasó con papá, le tengo respeto a las cirugías“, afirmó.

A Martita Fort le gustaría someterse a una cirugía estética de nariz, pero asegura que le tiene respeto al quirófano, luego de lo que le pasó a su padre.

Vale recordar que, a lo largo de su vida, su padre se sometió a más de 27 cirugías para cambiar su apariencia, además de las entradas al quirófano que debió realizar para aliviar sus dolores crónicos de columna.

Entre las modificaciones que se hizo, el empresario fallecido se puso una prótesis en el mentón y se retocó los pómulos, se operó el torso e incluso se implantó tres centímetros de talones para ser más alto.




Comentarios