La bailarina y el coach blanquearon romance pero no se animan a llamarle noviazgo aún.


En cada previa de las coreos de Flor Vigna en el Bailando 2019 Marcelo Tinelli disfruta de generar situaciones incómodas entre ella y su coach, Mati Napp, con quien recientemente blanqueó romance, aunque esquivan la palabra “noviazgo”.

Flor Vigna y Mati Napp (El Trece)

En el programa del lunes, una pregunta de Marcelo descolocó a Vigna. El conductor le pidió que comparara a Napp con sus anteriores exnovios. “¿Es el más romántico en su vida?”, le preguntó, y la rubia buscó la manera más elegante de zafar.

Tuve personas muy lindas a mi lado. Lo lindo de la vida es que todo el tiempo te hace aprender de cada persona”, dijo, esquivando la comparación. Pero no pudo librarse de pasar un momento incómodo, porque Tinelli no se dio por vencido.

El conductor presionó a Napp para que ingresara a la pista a darle un beso de buena suerte a Flor antes del baile, y al coach no le quedó otra. Ambos se dieron un pico muy tímido, ante la risa de todos en el piso.

Y la frutilla de la torta vino cuando la mamá de Vigna la escrachó con un dato de su adolescencia al contar que, hace 10 años, Flor había sido alumna de Mati Napp en una escuela de danza.

Yo era otra piba. Una boludona, me sentaba atrás de todo, media nerd, uniceja. ¡Era otra cosa! Me vestía con joggineta, remera grandota”, se justificó Flor.





Comentarios