Al "Millonario" primero le dieron un penal y después le anularon un gol.


River le ganó 2-0 a Cerro Porteño, de Paraguay, en la ida de cuartos de final, y el resultado lo dejó con serias posibilidades de quedarse con la llave. Como si fuera poco, en el horizonte asoma un posible duelo en semifinales con su clásico rival, Boca, que viene de golear de visitante por 3-0 a Liga de Quito.

Más allá de la intensidad y el dominio del equipo de Marcelo Gallardo, en el Monumental hubo otro protagonista: el VAR.Es que el primer gol vino por esa vía, a los 7 minutos, con un penal perfectamente ejecutado por Ignacio Fernández.

El “Millonario” se vio favorecido por una decisión que se juzgó como polémica del árbitro Víctor Carrillo a instancias del VAR. Cuando corrían tres minutos de juego, el peruano fue alertado desde la cabina por una supuesta infracción de Joaquín Larrivey sobre Nicolás De la Cruz en la disputa de una pelota suelta en el área.

El uruguayo cayó en el área, el árbitro fue a revisar la jugada a la pantalla ubicada al costado del campo de juego y, tras examinarla unos minutos, sancionó el penal que provocó el estallido del público local.

Más tarde, el propio “Nacho” Fernández festejaba el segundo gol de la noche pero Carrillo comprobó en el VAR que Matías Suárez, quien le brindó la asistencia, se había llevado la pelota con la mano izquierda y lo anuló. Una de cal y una de arena para los de Núñez.

También hubo reclamo de VAR por parte de Cerro Porteño. Primero en una jugada en la que Milton Casco le dio un claro golpe con el brazo en la cara a Larrivey. El árbitro, en este caso, no cobró nada.

Luego, los jugadores del “Ciclón” paraguayo le reclamaron a Carrillo que vaya a revisar la jugada en el segundo penal a favor de River, de Juan Pablo Carrizo sobre Exequiel Palacios. Pero el árbitro cobró de inmediato y sin consultar al VAR.





Comentarios