El economista agradeció a los casi 3 millones de argentinos que no se dejaron atrapar por la falsa grieta y a los dos millones y medio que votaron a Consenso Federal.


La fórmula presidencial de Consenso Federal integrada por el economista Roberto Lavagna y el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey quedó en tercer puesto en las elecciones primarias, con poco más del 8% de los votos, que ahora valen oro para el kirchnerismo y el macrismo.

Minutos antes de que se publiquen los datos oficiales, Lavagna habló a los periodistas y medio centenar de seguidores presentes en su comando de campaña, montado a una cuadra de la Casa Rosada, donde agradeció el acompañamiento de tres millones de personas.

“Somos la tercera fuerza”, celebró el economista basado en datos extraoficiales y bocas de urna, a la vez que aseguró tener una voluntad “inquebrantable” de seguir adelante en la carrera presidencial.

A continuación, el economista agradeció a los “casi 3 millones” de argentinos que “no se dejaron atrapar por la falsa grieta y a los dos millones y medio que votaron a Consenso Federal”.

Colaboradores del ahora candidato presidencial dijeron a este medio que en Consenso Federal “hay confianza” de que el número de ayer haya sido el “piso” para las generales de octubre, ya que esperan crecer, en palabras del propio Lavagna, “sobre la base de seguir diciendo la verdad”.

A su vez, Urtubey también habló de la grieta, lo que anticipa que va a seguir siendo parte de su retórica de campaña. El gobernador de Salta destacó a “ese casi 10% de argentinos que saben que no nos vamos a quedar en este escándalo cotidiano de la grieta que no hace más que ponernos en una situación de cada vez mayor vulnerabilidad”.

Lo que viene

El desafío de Lavagna será poder contener y aumentar su caudal de votantes, pero principalmente que el kirchnerismo y el macrismo intenten convencer a sus electores de que ellos son una opción mejor.

En los días previos a las PASO e incluso en su acto de cierre de campaña, Lavagna había argumentado que estas primarias eran una “gran encuesta” que la ciudadanía podía usar para “votar por los que tienen ganas” y que la idea del “voto útil” carecía de sentido, ya que no había cargos en juego.

Ahora, con los primeros números que anoche arrojaban que Consenso Federal obtuvo cerca del 8,5 por ciento de los votos, la fuerza encabezada por Lavagna está lejos de entrar un eventual balotaje.

Por eso, para octubre, cuando sí se definan o empiecen a definir los próximos cuatro años de la Argentina, el economista deberá ensayar otra estrategia para que sus votantes no se vean fagocitados por la grieta entre el presidente Mauricio Macri y el aspirante kirchnerista, Alberto Fernández.

Sin dudas, para ambos contendientes ese 8,5% de votos que cosechó Lavagna serán muy atractivos a la hora de intentar dar vuelta o confirmar el resultado de estas PASO.

Demora en la carga de datos La jornada electoral se vio afectada por la demora en la carga de los datos. “Quiero señalar una preocupación”, dijo Lavagna mientras el público comenzaba a silbar. Nadie de los presentes dudó de que iba a hablar de la demora en la carga de los datos, hecho que empañó una jornada que marchaba sin inconvenientes.

“No hay centro de cómputos, a las nueve de la noche cuando se iban a anunciar los datos oficiales, los datos no están”, expresó Lavagna y agregó: “inevitablemente surgen las dudas, trataremos de que se clarifiquen lo mejor posible”.

Durante toda la tarde, en el pequeño salón que Consenso Federal alquiló para esperar los resultados junto a sus militantes y la prensa, no se respiró otra cosa que ansiedad. Por momentos, parecía que lo que estuviese en juego no eran unas primarias, sino realmente las elecciones generales.

Finalmente, a las nueve de la noche, cuando los primeros datos debían ser publicados, la noticia de que el sistema Smartmatic estaba presentando fallas cayó como un balde de agua fría que sembró una incertidumbre en la hora y media siguiente.

Alejandro “Topo” Rodríguez, candidato a diputado nacional del espacio que lidera Lavagna, habló en conferencia de prensa y anunció que según sus fiscales informáticos presentes en el Centro de Cómputos Nacional el sistema nacional de transmisión de datos estaba caído.

Ante el desconcierto de los periodistas y sin entrar en detalles técnicos, Rodríguez habló de un hecho “triste” y “lamentable”, a la vez que adelantó que harán las presentaciones pertinentes en la Cámara Nacional Electoral.

Sin embargo, esto fue desmentido por fuentes de Smartmatic y el Ministerio del Interior, quienes negaron que se haya caído el sistema y que los datos se demoraron por el 10 por ciento que dispuso la jueza federal con competencia electoral, María Romilda Servini.





Comentarios