Torcuato Ferreyra, el personaje del chileno, se acerca estratégicamente a Iturbide y conspira contra Albert Baró.


Llegó el momento de la revancha en “Argentina, Tierra de Amor y Venganza” (El Trece): durante la gala de bienvenida de Torcuato Ferreyra (Benjamín Vicuña) al Jockey Club, Bruno Salvat (Albert Baró) lo desenmascaró y reveló todos los oscuros secretos de su pasado y los delitos que ha cometido.

Por eso, acorralado por sus mentiras, Torcuato decide recurrir por ayuda al juez Gustavo Iturbide (Ernesto Larresse). Al verlo dispuesto a consolarlo y ayudarlo, ambos emprenden un juego de seducción que culmina con un apasionado beso.

Torcuato: “Muchas gracias de recibirme, Gustavo”
Juez Iturbide: “Torcuato, no me sorprende que me haya llamado. Yo sigo impactado por todo lo que ha pasado, me imagino cómo debe estar usted”
Torcuato: “Estoy desesperado. Lo que hizo ese canalla no tiene nombre…Las injurias, las calumnias, las infamias…¿Es posible venir al Jockey y decir una cosa así? ¿Difamar a un hombre de bien?”.
Juez Iturbide: “¿Usted lo conoce?”
Torcuato: “Sí, Bruno Salvat. Un catalán revolucionario, un muerto de hambre que tuve la mala suerte de cruzarme. Un delincuente, un inmoral…”.
Juez Iturbide: “Entonces no hay de qué preocuparse. Miré: es muy fácil echar a rodar acusaciones así, al aire. Pero después hay que probarlas”.
Torcuato: “Ojalá, Dios lo escuche. Pero estoy destrozado, estoy hecho polvo”.
Juez Iturbide: “Tranquilo, no se preocupe”.
Torcuato: “Nunca en mi vida tuve miedo” (le toma la mano) “¿Usted me cree, verdad?”.
Juez Iturbide: “Sí, claro que sí”.
Torcuato: “¿No me va a dejar nunca solo?”.
​Juez Iturbide: “No, claro que no”.

Entonces los dos hombres se acercan, se toman y se besan las manos, y la situación se pone cada vez más íntima hasta que ambos finalmente se unen en un beso.





Comentarios