Eleven, Mike, Will, Lucas, Max y Dusty prometen aventuras terroríficas en el verano de 1985.


Después de dos años de espera, los fans de Stranger Things ya pueden disfrutar de la tercera temporada de la serie ochentosa de ciencia ficción creada por los hermanos Matt y Ross Duffer y producida por Netflix.

Un vistazo al primer capítulo deja ver que los adolescentes protagonistas atraviesan todo tipo de cambios relacionados con el crecimiento y la madurez, pero que la trama de la historia, de un terror liviano y sobrenatural, permanece intacta.

La temporada 3 transcurre en el verano de 1985 y los chicos están más grandes, transicionando hacia la juventud y con las hormonas revueltas. Y se han formado dos parejas: Eleven (Millie Bobby Brown) y Mike (Finn Wolfhard), y Lucas (Caleb McLaughlin) y Max (Sadie Sink), ya son más que amigos.

Stranger things

Mientras, Dusty (Gaten Matarazzo) pasa cada vez más tiempo con su amigo mayor, Steve Harrington (Joe Keery) y habla mucho de una supuesta novia que está en Utah. Por su lado, el pobre Will (Noah Schnapp) no logra superar los traumas de sus desventuras pasadas y todavía es acechado por el monstruo que jugaba en el sótano de su casa.

Como marca de la época, la llegada de los grandes centros comerciales atraviesa la pubertad de los protagonistas y atrae a los vecinos de todas las edades, mientras empuja a la quiebra a los comerciantes locales pequeños.

Winona Ryder como Joyce Byers y el actor David Harbour durante una escena de la serie “Stranger Things” (EFE)

Y como si todo esto fuera poco, también en alusión a la época de la Guerra Fría llegan a Stranger Things los rusos. No se sabe aún qué papel tendrán en la trama pero, sí que lograron abrir su propio portal hacia el “Otro Lado”.






Comentarios