La desaceleración de la inflación y la baja del dólar ilusionan con números positivos para exponer antes de las elecciones de agosto.


En Casa Rosada cruzan los dedos para que el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), que difundirá el Indec este miércoles, refleje un repunte de la economía, ayudada por la cosecha récord.

La expectativa es que los números de esta cosecha sean lo suficientemente robustos para compensar el resto de los sectores económicos que tuvieron rendimientos más negativos. Todo el optimismo apunta a la producción agrícola, que llegó a los 145 millones de toneladas, 29% más que en la campaña anterior, según la Secretaría de Agroindustria.

Actividad económica (Web)

Según la consultora Orlando J. Ferreres, el nivel de actividad de abril creció 1,2% respecto a marzo, con una merma interanual de 1,5%, publicó TN.

Los primeros tres meses de 2019 no fueron buenos para la economía. Durante esos meses el Producto Bruto Interno (PBI), que toma varios componentes del EMAE, cayó 5,8% interanual, con una baja de solo 0,2% en relación al último trimestre del año pasado.

Pero desde fines de abril y durante mayo y junio, el tipo de cambio se calmó y la inflación desaceleró y le dieron un respiro al declive de los demás rubros de la economía, sobre todo al comercio y la industria, que llevan más de diez meses consecutivos en retroceso.

La esperanza del gobierno es llegar a las PASO con cifras favorables en los indicadores económicos, por eso festejan que las mediciones interanuales comenzarán a mostrar caídas más leves o estancamiento. Además, esperan que la inflación siga en baja en los próximos meses, como ya pasó en abril y mayo, que bajó de 5,7% a 3,4% y luego a 3,1%.

“El peor momento de la crisis ya pasó”, dijo el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. “Estamos entrando en la etapa en la que empezamos a ver signos de recuperación”, agregó.






Comentarios