La policía investiga además dos muertes más, vinculadas a esas tres. Sospechan de un pacto suicida.


El primer hallazgo ocurrió el sábado en un hospedaje de la zona de Baja Sajonia, en Alemania: dos mujeres y un hombre fueron encontrados muertos, atravesados por flechas. Mientras tanto, este lunes dos mujeres asesinadas más aparecieron en la casa de una de las primeras víctimas, en la misma ciudad.

La pensión en Passau (Alemania) (EFE)

La Policía alemana investiga las cinco muertes. Los cuerpos de las primeras víctimas -de 53 años el hombre y de 33 y 30 las dos mujeres- estaban atravesados por flechas y en la habitación triple que ocupaban se encontraron dos ballestas. 

Los huéspedes habían llegado a la pensión el viernes, aunque se desconoce si lo hicieron juntas. Según el diario “Bild”, los cuerpos fueron hallados el sábado por una empleada de la pensión, que abrió la puerta de la habitación tras comprobar que nadie respondía a sus llamadas. 

La pensión en Passau (Alemania) (AP)

Mientras tanto, la policía alemana sospecha que las tres primeras fueron muertes concertadas o suicidios, mientras investiga cómo murieron otras dos personas relacionadas con el caso. 

Según fuentes de la fiscalía de Passau no hay indicios de la intervención de una cuarta persona en la muerte de esas tres. Los cuerpos del hombre y de una de las mujeres yacían en una cama cogidos de las manos, cada uno de ellos con una flecha en el corazón, mientras que el tercer cuerpo, otra mujer de 30 años, estaba en el suelo con otra flecha en el cuello.

El departamento donde fueron encontrados los tres cuerpos (AP)

No hay indicios de que se produjera una pelea y todo apunta a que esa segunda mujer disparó primero con la ballesta a la pareja, para después suicidarse con el arma.

Mientras tanto prosiguen las investigaciones sobre la muerte de las otras dos mujeres en la localidad de Wittingen (centro del país), en circunstancias no detalladas por las fuentes de la investigación.

Sus cuerpos fueron encontrados ayer en la vivienda de la mujer de 30 años que yacía en el suelo de la pensión de Passau y una ellas era su compañera sentimental.






Comentarios