El joven manifestó su conformidad para ser extraditado al país, lo que permite acelerar los trámites del proceso.


Juan José Navarro Cádiz, quien está acusado de ser quien baleó al diputado nacional Héctor Olivares y mató a Miguel Yadón a metros del Congreso Nacional el jueves último, reconoció que él estuvo en el auto que quedó filmado por las cámaras de seguridad, pero aseguró que no disparó contra las víctimas, informaron este sábado fuentes judiciales.

Por otra parte, el joven manifestó su conformidad para ser extraditado al país, lo que permite acelerar los trámites del proceso, y la fiscal del caso le solicitó a la Justicia uruguaya que le practiquen un dermotest para establecer si tiene restos de pólvora en sus manos.

El joven de 25 años fue detenido ayer en la ciudad uruguaya de Paysandú, junto a su madre, luego de haberse escapado hacia el país vecino por el paso de Colón, Entre Ríos.

El acusado de dispararles a Yadón y Olivares reconoció su participación.

Debido a que hay que iniciar un proceso de extradición para que el sospechoso declare ante la Justicia argentina, ayer Navarro Cádiz fue llevado ante el fiscal Juan Gómez.

El representante del Ministerio Público lo entrevistó para explicarle cuál es la acusación que pesa en su contra a raíz del homicidio del funcionario Miguel Yadón (58) y las graves heridas sufridas por el diputado Héctor Olivares (61).

Una fuente judicial dijo a Télam que en esa audiencia Navarro Cádiz le aseguró al fiscal que él estaba en el auto con su primo, pero que no fue quien efectuó los disparos.

“A nosotros desde el punto de vista de nuestro trabajo no nos importa su participación en el hecho, peroél admite su participación”, dijo el fiscal al canal Teledoce de Montevideo y aclaró que esa declaración no tiene validez ante la Justicia argentina.

“Eso es informalmente, lo que nos interesaba saber era si había entrado al país haciendo los trámites de migración y eso efectivamente ocurrió. Vino en una especie de taxi, según sus dichos”, acotó Gómez.

Héctor Olivares

En las últimas horas, la fiscal de la causa, Estela Andrades, le pidió a su colega uruguayo que le practique un dermo test al detenido, a fin de determinar si tiene restos de pólvora en sus manos, lo cual se formalizará a través de un exhorto que el juzgado debe enviar a Interpol.

Según lo que consta en la pesquisa, Navarro Cádiz cruzó el puente internacional Colón-Paysandú a la 1.49 de la madrugada sin inconvenientes porque todavía no se había ordenado su captura y según dijeron fuentes de Migraciones en ese momento en las bases de datos no existía ningún registro de restricción para su egreso.

Por otra parte, el fiscal explicó que como Navarro “no ingresó ni con documentos falsos, ni con las causales que están previstos en la ley“, no habría causas para que sea expulsado de Uruguay, de manera que habrá que esperar a que se realice el trámite de extradición, que es más extenso.






Comentarios