El por entonces mandatario español recordó que el Pacto de la Moncloa se inició con un acuerdo de precios y salarios. Además, analizó el convulsionado mundo de hoy.


El expresidente de España, Felipe González, recomendó este lunes a la dirigencia política argentina dejar de lado las mezquindades políticas y acordar “anclas” de estabilidad para el país, como lo hizo España en 1977, comenzando en principio por establecer una solución para la inflación.

En octubre de 1977, González era el máximo representante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y -con una carrera política en pleno ascenso- formó parte del denominado Pacto de la Moncloa junto a nueve dirigentes de los más diversos sectores políticos de España.

Felipe González, expresidente de España, en el Seminario de Democracia y Desarrollo que organizó el diario Clarín. (Maxi Faillá)

González, quien hace 23 años salió del Gobierno español, fue entrevistado este lunes en el Seminario Democracia y Desarrollo que organizó el diario Clarín, por el editor general del diario Ricardo Kirschbaum, en el Museo Malba.

¿Cuáles desprendimientos tienen que tener los protagonistas para llegar a un acuerdo que no significa compromisos electorales y que no significa hipotecar el futuro político de cada uno de los firmantes?, consultó Kirschbaum.

“Está más allá y más acá de los compromisos electorales”, dijo el expresidente español, quien en 1977 firmó los “Acuerdos de la Moncloa con Enrique Tierno Galván (PSP), Santiago Carrillo (PCE), José María Triginer (FSC), Joan Reventós (PSC), Juan Ajuriaguerra (PNV), Adolfo Suárez (UCD), Manuel Fraga (AP), Leopoldo Calvo-Sotelo (UCD) y Miquel Roca (minoría catalana).

“Adolfo Suárez era dos años antes de la firma ministro secretario general del Movimiento del Partido Único (franquismo). Santiago Carrillo acababa de volver de 40 años de exilio tras una guerra civil. Y firmaron ambos en el mismo papel”, dijo González para explicar lo que cada uno tuvo que dejar de lado sin claudicar en sus ideales para alcanzar la paz social y crear una plataforma de desarrollo económico para su país.

El ex presidente de España afirmó que desde su primera visita a la Argentina en 1984 le preguntan en Buenos Aires por el Pacto de la Moncloa. “No es una broma”, dijo. Y apuntó que él trata de explicar cuál es el elemento esencial de estos acuerdos y el elemento de identificación sobre el papel: “Lo esencial es eso que ven, todos de acuerdo en que hay que cambiar, que hay que hacer algo”.

Tres consensos

Se determinó en ese entonces, precisó González, un “pacto de rentas” para ajustar los salarios y los precios que actuó como una “primera ancla de seguridad” que hizo pensar a los ciudadanos españoles después de 40 años de dictadura y guerra civil que unos y otros se podían poner de acuerdo.

“Eso fue fundamental para encontrar el segundo ancla de seguridad de nuestro país que era una Constitución pactada. Desde 1812 que España iba de ciclo político en ciclo político entre dos Españas. Este acuerdo mostraba que nos podíamos poner de acuerdo no sólo los distintos, sino también los contrarios”, dijo González.

Y el tercer consenso que ancló a España a treinta años de estabilidad –que ahora está en juego por los conflictos políticos- fue el ingreso a las comunidades europeas. “Eso nos dio un cauce. España fue el único país en cuyo Parlamento se votó por unanimidad la adhesión a la Unión Europea”, indicó González.

Todos los países, incluida la Argentina, tienen que definir cómo se insertan en el mundo en el que vivimos. La solución nunca es replegarse en sus propias fronteras. Incluso, si el país es grande hay que aprovechar lo que internamente se tiene.

Mundo actual

González dijo que desde siempre ha estado “preocupado por la política”, incluso tras su alejamiento del Poder en 1996 después de haber gobernado su país catorce años de manera consecutiva desde 1982.

Me preocupa seriamente que la política se haga hoy sin tiempo para pensar. Se hace hoy a golpe de tuit. Cabe muy poco pensamiento en un tuit. Puede ser genial, pero puede haber una genialidad entre mil precipitaciones”, expresó.

Y señaló irónicamente que “el gran especialista del tuit es (Donald) Trump”, nada menos que el presidente de los Estados Unidos, la principal economía y fuerza militar del mundo.

“Y como ven, (Donald) Trump nos va a complicar las relaciones comerciales con China, en un gran movimiento tectónico a nivel mundial al que le prestamos menos atención de la debida porque ahí es donde se están jugando las grandes relaciones de poder”, dijo.

Según González, hoy existe un mundo “convulsionado” que resulta “casi inexplicable”. “Por exclusión o por una voluntad difícilmente interpretable del presidente de Estados Unidos resulta que China defiende el libre comercio y los Estados Unidos el proteccionismo”, apuntó.

González señaló la importancia del cambio de estrategia global de los Estados Unidos al señalar que la superpotencia mundial consiguió hace más de cincuenta años separar Moscú de Pekín y sin embargo Trump en un año y medio ha logrado unirlos otra vez.

“El mundo ha cambiado. De un mundo bipolar, horrible, de guerra fría, de equilibrio del terror, hemos pasado a algo muy raro que podríamos llamar mundo multipolar, lleno de conflictos por todas partes”, figuró González.






Comentarios