Juan Carlos Chacoma es el padre de dos jóvenes que fueron atropellados por un Chevrolet Meriva conducido por un menor de 15 años que le "robó" el auto al padre. Una de las víctimas está en gravísimo estado por una inflamación en la cabeza.

“No me vengan con que sólo el chico es culpable… ¡El padre también lo es! Porque seguramente ya le había sacado el auto antes. ¿Cómo un padre va a dejar que un hijo adolescente, de 15 ó 16 años, le saque el auto?”.

Juan Carlos Chacoma se indigna en el Hospital de Urgencias, donde le acaban de dar el último parte médico de su hija Dayana. La chica, de 16 años, tiene una inflamación en la cabeza producto del golpe tras ser embestida y caer al pavimento.  

“Sigue internada en coma, con respirador mecánico, y los médicos esperan que se descomprima el cerebro para saber cómo sigue. Hay que esperar”, cuenta el hombre a Día a Día.

En la noche del sábado, Dayana iba como acompañante en una motocicleta conducida por su hermano Guillermo, de 22 años. En Vélez Sársfield al 6.600 fueron embestidos por un Chevrolet Meriva manejado por un adolescente de 15 años que le acababa de sacar el vehículo a su padre, aparentemente sin permiso, según confirmó el fiscal Pedro Caballero.

Irresponsabilidad. Dayana debía trabajar esa noche repartiendo tarjetas de un boliche, y le pidió a su hermano que la llevara. Tras ser atropellados, la chica sufrió un gravísimo traumatismo de cráneo y desde entonces está inconsciente. “Sigue muy hinchada la cabeza, y tiene un oído destrozado. Además se le quebró una pierna”, dice su padre. “Los médicos me dicen que hay que esperar. Así que salgo de acá y me tengo que ir a ver a mi otro hijo”.

Se refiere a Guillermo, quien sufrió fractura en una pierna y debieron operarlo la misma noche del sábado en el Hospital Militar. “Mañana lo operan de nuevo, le van a poner clavos. Iré a verlo y luego volveré acá (al Hospital de Urgencias)”, se resigna este vecino de barrio Nuestro Hogar III.

El siniestro vial indignó no sólo por la actitud del adolescente de conducir sin permiso, sino porque luego de atropellarlos se dio a la fuga. Pero una patente quedó en el asfalto y rápidamente se identificó al dueño del vehículo.

Según Roberto, un tío de las víctimas, el conductor giró en “u” y se llevó por delante la motocicleta de los jóvenes. “Luego se da a la fuga, los abandona. La nena llegó en coma al hospital”, relató en Arriba Córdoba.

El hombre agregó que poco después se presentó en el Urgencias el padre del responsable del choque y entregó los datos de su vehículo, que fue secuestrado.

El culpable quedó a disposición de la Justicia, pero dada su edad (15 años) no se lo puede imputar ni mucho menos detener, señaló el fiscal Caballero.