Los antecedentes penales de los sospechosos por el crimen de Abril Bogado



Se trata de José Echegaray, más conocido como "Pepito", y el menor identificado como "Francisco".

José Edgardo Echegaray Biel, “Pepito”, y el adolescente “Francisco” son los principales sospechosos por el crimen de Abril Bogado en Ringuelet. Ambos cuenta con un largo prontuario criminal.  

“Pepito”, de 32 años, vecino de la zona, nacido, criado en Ringuelet y el menor de cinco hermanos, había sido arrestado minutos antes DE QUE, a una cuadra de la casa de su familia, luego de que se atreviera a dispararles con una pistola calibre 38 a efectivos de la Policía Bonaerense. Un dato de calle había llevado a la Bonaerense hasta la casa de Echegaray: el dato lo señalaba como el autor de la muerte de Abril Bogado, la niña de 12 años que había recibido un balazo en la frente en un intento de robo en la madrugada del domingo, un balazo de un calibre 38, el mismo que usó “Pepito” para enfrentarse con la Policía. Minutos después de caer, le confesaría el crimen a personal policial: “Se me escapó el tiro“.

El arresto de “Pepito” por presuntamente matar a Abril Bogado es el quinto en su vida.

Echegaray estuvo preso hace dos años y pocos meses. Lo cierto es que salió libre antes de tiempo, gracias a un beneficio del Juzgado de Ejecución Penal Nº 2 de La Plata, perteneciente al fuero que trata la suerte de los condenados en las cárceles provinciales tras sus sentencias.

El 22 de julio de 2015, Echegaray salió de la Unidad Nº 18 de Gorina luego de una condena por robo agravado y tentativa de homicidio dictada en 2012 y que debía extenderse hasta el 22 de julio de 2018, según Infobae. Dos informes interdisciplinarios generados tras el pedido del Juzgado Nº 2 constan en su legajo; ambos hablan de una conducta “buena”, de estudios secundarios, pero también de que “Pepito” se negaba a trabajar en el penal. En una requisa en la Unidad Nº 36 de Magdalena un penitenciario le encontró una faca y un celular. Dos “correctivos disciplinarios” fueron registrados en su contra. El Departamento Técnico Criminológico del SPB determinó la “inconveniencia” de que “Pepito” recupere su libertad. De todas formas, el Juzgado de Ejecución Penal Nº 2 lo soltó.

En 2004, fue arrestado por robo calificado, una causa en manos de la UFI Nº 6 de La Plata. En agosto de 2005 fue otra vez detenido por tentativa de robo, expediente a cargo de la UFI Nº 2. En agosto de 2010, otra tentativa de robo calificado.

Por su parte, el adolescente detenido por el crimen de Abril, ya tenía tres causas por distintos robos cometidos en La Plata.

Identificado como “Francisco”, el menor había sido detenido el 8 de septiembre último, tras una persecución. El adolescente escapó y lo atraparon unas cuadras después: le secuestraron una pistola Bersa 9 milímetros que le habían robado a un policía dos días antes durante una entradera.

El segundo hecho ocurrió el 9 de enero, cuando el chico fue detenido junto a un cómplice de 20 años tras asaltar una casa.

Y por último, el 2 de noviembre de 2016 fue interceptado en Tolosa cuando iba en una moto con otro menor. Le secuestraron un revólver Bagual calibre .22 con numeración limada.