Gonzalo Julían Conde nació en Ramos Mejía y ni se imaginaba que iba a revolucionar el mundo de la música desde su habitación. Lo cierto es que con el correr de los años, hubo pocos cambios en su aspecto y el Bizarrap de hace unos años es el mismo que el que vemos en cada sesión, a pesar de una diferencia.

Cuando se metió al mundo del rap, se enamoró al instante y también tuvo otras influencias musicales como Daft Punk, David Guetta y Skrillex. Pero las batallas en las plazas lo terminaron atrapando y, a partir de ello, comenzó haciendo remix de temas y se lanzó con Combos Locos, que eran videos editados de forma graciosa de las batallas.

A partir de su interés por la música, se hizo amigo de varios raperos argentinos y tuvo su primera freestyle session con Kodigo. Desde entonces y con los conocimientos que recibió de la carrera de Marketing que había comenzado a estudiar, no solo hizo de Bizarrap un artista sino también una marca.

Eso lo llevó a caracterizarse con su gorra con las letras “BZRP” y sus particulares lentes. Es por eso que hay que remontarse al pasado para ver al productor argentino sin anteojos, ya que Biza siempre juega al misterio como lo hace en cada lanzamiento.

Bizarrap sin anteojos.

Tras la session con Kodigo, se sumaron artistas como Acru y Lit Killah. Luego, apareció Bhavi con la idea de hacer una Music Sessions y el resto es historia. Pese al éxito, Bizarrap no mostro grandes cambios en su aspecto físico ni se dejó domar por la moda de los tatuajes llamativos, ya que siempre mantuvo un perfil bajo.