La pequeña se había bajado del auto en plena Avenida Aconquija. "La nena iba detrás de él y el papá no se había dado cuenta", dijo la agente.


Una nena de 2 años salvó su vida de milagro, gracias al rápido accionar de una agente de la policía tucumana cuando estaba por ser atropellada por un colectivo. 

El miércoles por la noche, Iván González bajó de su auto para ir al cajero automático en la avenida Aconquija al 1100. En el interior del vehículo quedó su hija, pero el hombre olvidó trabar las puertas. La nena bajó y comenzó a caminar por la calle siguiendo a su padre.

La agente de policía Johanna Gómez vio la secuencia y corrió tan rápido como pudo para evitar una tragedia. “El 118 me paró en las piernas”, contó la oficial, que llegó a salvar la vida de la pequeña.

La publicación de Iván González en Facebook

A través de Facebook, González relató lo sucedido y agradeció a Gómez por su valentía. “Mi vida fue un antes y un después desde anoche. GRACIAS DE POR VIDA”, escribió junto a la imagen de la agente.

Gómez, por su parte, contó que “el papá de la nena no había cerrado bien el auto y la nenita abrió la puerta y bajó. Yo lo veía al papá, que se iba. La nena iba detrás de él y el papá no se había dado cuenta. Al ver que el padre no se da cuenta, lo primero que pensé es que no llegaba”.

Según informa El Tucumano, la oficial supo que tenía que actuar inmediatamente: “Corrí y me tiré sobre la nena, estaba con un enterito, la tiro al costado y no me doy cuenta que quedo yo en medio de la calle”, explicó, y agregó: “Son cosas que uno hace sin pensar”.






Comentarios