La víctima había ofrecido resistencia, quiso escapar y los malvivientes le asestaron un disparo en la nuca.


La inseguridad que reina en las calles de Tucumán, cada vez se hace sentir con más fuerza y se cobró una nueva víctima, puesto que un joven de 26 años fue asesinado tras resistirse a un robo en el barrio Ampliación Miguel Lillo.

La víctima, identificada como Javier Arroyo, había ido con un amigo a visitar a una amiga que vivía en esa zona, cuando fueron sorprendidos por un grupo de malvivientes que quisieron asaltarlo. José Arroyo, padre del muchacho, contó como fue la situación y dejó sus sensaciones por lo ocurrido.

“Todo esto es por culpa de la inseguridad que se vive en la provincia. No se puede seguir así. El taxista les dijo que no podía seguir más porque era un barrio muy peligroso. Los chicos descendieron pasando un canal, caminaron media cuadra y ahí los agarraron”, comentó.

“Hubo un forcejeo, algunos golpes. El compañero de Javier pudo salir corriendo. Mi hijo también pretendió hacer lo mismo, pero cuando escapaba le dispararon. El proyectil le ingresó por la nuca y quedó en el piso. Nos contaron que otra pareja llamó al 911 y al 107. Los policías fueron al lugar del hecho y como no había uniformados, la ambulancia se negó a ingresar al barrio hasta que tuviera custodia policial. Se perdieron minutos muy importantes”, añadió.

Tras tres días internado en el hospital Padilla, dónde lo intervinieron el sábado, finalmente el lunes el joven dejó de existir. “No aguantó. Se terminó descompensando. Tenía toda una vida por delante”, expresó acongojado el padre.

Por el momento, la policía se encuentra buscando a los individuos que cometieron este crimen, que todavía no fueron identificados. Se sospechas que se trata de dos o tres personas que se movían en una motocicleta, indicó La Gaceta




Comentarios