La mujer, de 76 años, comentó que no sabía que su nieta estaba embarazada y que el mismo día que ocurrió todo, estuvieron haciendo trabajos pesados.


La conmoción por lo ocurrido en Alberdi, donde una mujer es la principal sospechosa de acabar con la vida de su beba recién nacida, que fue encontrada en el placard de su casa, tiene una nueva versión, que fue aportada por la abuela de la acusada.

“Todos son rumores maliciosos, malintencionados. Mi nieta es incapaz de hacer semejante cosa. Insisto que algo le pasó con la mala fuerza que hizo. Y todo porque aquí nadie te da una mano. Se vive con mucho sacrificio”, manifestó la anciana que vive junto a Magdalena Delia Sosa, de 31 años y principal acusada.

Juana Elena Tula, ​también sostuvo que desconocía que su nieta estaba embarazada. “No sabía que estaba embarazada. Nunca me comentó nada y no le noté. La cuestión es que el domingo salimos a juntar leñas. Cargó un paquete pesado. Incluso subió a un árbol a quebrar una rama. Después cargamos el maíz para los animales”, comentó.

“El domingo cuando regresamos de traer la leña mi nieta se sintió mal y se acostó. Le pregunté si íba a tomar mate y me dijo que no porque le dolía el estómago. Después a la mañana amaneció peor. Marcela, una vecina, fue la que llamó una ambulancia desde el CAPS y la se la llevaron al hospital”, recordó.

Por último, la anciana insistió en su teoría acerca del fallecimiento de la bebé y se alejó de la hipótesis que maneja la justicia, que es que luego de alumbrar a la criatura, el lunes a la noche, la mujer podría haberla asfixiado con un plástico de color azul. “Debe haber muerto por demora en el parto o por el esfuerzo que realizó mi nieta cargando leña y maíz”, culminó en declaraciones a La Gaceta.




Comentarios