Facundo Vallejo demuestra que cuando uno quiere puedo conseguir lo que se proponga. Ahora quiere ser DT y dirigir a San Martín, antento Forestello.


Las limitaciones son ideas de la cabeza y Facundo Vallejo (24) lo confirma día a día. El joven de San Miguel de Tucumán padece cuadriplejia pero se anima a todo, siempre está en busca de desafíos que lo ayuden a crecer. En esta oportunidad se animó a jugar un partido de rugby y concretó un try.

Facu fue a ver a Santiago, su amigo del alma, que jugaba con su equipo Universitario un partido de categoría 11M por el torneo de inferiores ante Cardenales. Pero de simple espectador se transformó en protagonista del encuentro cuando ingresó a la cancha acompañado por Santi, que lo ayudaba para que avance con su silla de ruedas. Juntos son todo terreno.

“Primero estuve mirando y después se me pasó por la cabeza la idea de entrar a la cancha y se lo conté a Santi. Él lo habló con el técnico y cuando lo indicaron entramos los dos”, cuenta Vallejo y su mamá, Mónica Bertoldi, reconoce que se le llenaron los ojos de lágrimas al verlo jugar: “Cuando lo vi entrar me quedé helada, solo fuimos a ver el partido pero como es costumbre Facu hizo de las suyas“. 

Por la cabeza de Facundo ya empezaban a nacer las ganas de entrar a la cancha. (Sergio Glembocki)

Aunque reconoce que no es un fanático del rugby admite que fue un momento “hermoso y si se me da la oportunidad lo haría de nuevo”. La felicidad no fue solo de él sino de todo el equipo, porque Facu hizo un try y terminaron ganando el partido. “Sentí mucha alegría y emoción. Me sentí uno más del equipo y más cuando festejamos con un abrazo todos juntos“, reconoce y destaca que Santi no es sólo un amigo, sino que es su compañero de aventuras.

Todos para uno y uno para todos. Los valores del rugby reflejados en un foto. (Sergio Glembocki)

“Para mí fue algo más en mi vida, siempre lo tomo así. En mi cabeza no tengo trabas gracias a Dios y eso me hace ser como soy“, cuenta Facu, quien antes jugaba a las bochas pero ahora no lo puede hacer porque no tiene como trasladarse. 

A Vallejo le falta poco para terminar el colegio, admite que le gusta estudiar y que aunque matemática lo haga “renegar”, la va a aprobar y así empezar el curso para ser DT. “Después de la escuela voy a estudiar para técnico de fútbol. Me falta un año y medio, no es mucho”, cuenta el hincha de San Martín de Tucumán, que además simpatiza por Boca.

No va a la cancha porque no tienen un medio de transporte pero asegura que sigue cada partido por televisión. “Tengo fe que vamos a ascender y espero en un futuro llegar a ser su técnico”, dijo picaramente. Si los jugadores del “Santo” le ponen la misma energía con la que Facu enfrenta cada uno de los desafíos que se impone, no hay dudas de que San Martín va a ser de Primera. 



Comentarios