Inhumaron sus restos en medio del dolor y el llanto de los familiares y vecinos que piden justicia.


Los restos del niño de 4 años que fue hallado colgado de un puente en el municipio tucumano de Las Talitas, al noroeste de la capital provincial, fueron sepultados este mediodía, en medio de un pedido de justicia por parte de familiares y vecinos.

Ulises Benjamín Amaya fue inhumado en el cementerio municipal y acompañaron a la familia gran cantidad de vecinos y otros allegados, entre ellos muchos niños pequeños que eran sus amigos del barrio.

Durante la ceremonia, los presentes reclamaron “Justicia por Benja”, como lo llamaban sus seres queridos, ya que hasta esta tarde no se había producido ninguna detención en relación con el homicidio, que causó conmoción en la provincia de Tucumán.

Ayer por la tarde, luego de realizada la autopsia para determinar la causa de la muerte del niño, la Justicia entregó los restos del menor a la familia, que decidió velarlo en su propia vivienda, situada en el barrio El Colmenar.

Según el informe preliminar de la necropsia, el chico “no fue violado”, pero se esperan otros informes para determinar “si hubo algún otro tipo de abuso”, informó a Télam un vocero judicial.

El nene “estaba vivo cuando fue colgado del puente y su muerte se produjo por asfixia”, precisó la fuente.

En la mañana de ayer, ya se había pronunciado en ese sentido el fiscal de Homicidios, Alejandro López Isla, quien había descartado que el pequeño se hubiera quitado la vida. Y por la tarde, los investigadores regresaron a la escena del crimen, situada en Circunvalación y el Canal Norte, a 500 metros de la casa donde vivía el menor, e interrogaron a familiares, allegados a la familia y vecinos de la zona.

También peritaron la ropa que llevaba puesta el niño y los elementos encontrados en el lugar.

En tanto, Christian Peralta, a cargo de la División de Homicidios de la Policía de Tucumán, que trabaja en conjunto con el Ministerio Público Fiscal para esclarecer el crimen, indicó que “se entrevistaron a personas del círculo íntimo para ir ampliando de a poco la investigación”.

Peralta aseguró que “la institución policial puso a gran parte del personal al servicio de la comunidad para tratar de llegar a buenos resultados y dar con el o los autores del hecho”.

“Todavía se está trabajando sobre las diferentes hipótesis que surgieron y no se descarta ningún tipo de indicio“, sostuvo el comisario, y señaló que “se logró dar con una declaración que permitiría avanzar en un móvil del crimen”, pero no dio detalles.

El niño desapareció el jueves por la tarde cuando estaba al cuidado de su abuela, quien al no encontrarlo comenzó a buscarlo por el barrio y a preguntar a los vecinos.

Al no poder hallarlo, la mujer hizo la denuncia policial y de inmediato se inició la búsqueda, a la que se sumaron los tíos y los vecinos y de la cual también participó su abuelo, cuando regresó de realizar unos trámites y se enteró de la desaparición.

El hombre contó que cuando llegó a la zona del puente le entregaron a su nieto, al que acababan de descolgar, y que lo trasladaron de inmediato a un Centro de Atención Primaria de Salud cercano, pero ya estaba muerto.





Comentarios