En la madrugada de este sábado, alrededor de las 5 horas, un impresionante incendio destruyó la reconocida panadería “La Unión” en Tolhuin, una localidad ubicada entre Ushuaia y Río Grande, en Tierra del Fuego, con 9.000 habitantes.

El fuego se habría iniciado en la parte posterior del legendario establecimiento y se habría extendido, luego, al resto de la instalación, que arrasó con todo el local. Afortunadamente, no hubo personas heridas.

Cuando su propietario, Emilio Sáez, llegó al lugar, vio cómo su afamado comercio, que funciona desde hace 37 años cuando Tolhuin tenía apenas 100 habitantes, desaparecía en medio de las llamas, y cómo se destruía el esfuerzo de años de trabajo.

Más tarde, Sanz publicó videos que grabó del incendio en su cuenta de Facebook, donde escribió “Fin” junto al material que subió. “Se fue una historia”, declaró, conmovido, a medios locales.

Somos 28 familias detrás de este lugar, esto que pasó me deja sin aliento. Es tanto dolor porque hay tantos recuerdos en este lugar, jamás imaginé que esto me podía pasar, tengo más ganas de llorar que de hablar”, relató Sáez en diálogo con TN.

Aún se desconocen los motivos que provocaron el incendio en la panadería. Actualmente, se encuentran trabajando en el sitio peritos de la Policía Científica, que intentarán determinar las causas del ígneo.

El local era una parada obligatoria en la ciudad fueguina. Por él, pasaron grandes figuras artísticas, del ámbito político y social, cuyos pasos quedaron reflejados en cuadros con fotografías que colgaban en las paredes. Además, había una galería temática.

El año pasado, “La Unión” sufrió las consecuencias de la prolongada cuarentena y se vio obligado a cerrar sus puertas de manera temporal, con la esperanza de reabrir una vez finalizado el aislamiento obligatorio.

Aunque se ilusionaba con volver “al ruedo” y “el cierre no era definitivo”, en declaraciones con la prensa local, su dueño había asegurado, semanas atrás, que “nadie sostiene a las pymes”. “El cierre de las pymes van a arrastrar a todo el mundo. Los políticos tienen su sueldazo y acá la mayoría son empleados públicos. Hace meses que no trabajan e igual cobran el sueldo. No lo digo por envidia. Pero que alguna vez nos tiren un ‘centro’ a los privados”, reclamaba Sáez.