"Mi sobrino nunca tuvo problemas con nadie. Todo esto causa mucho dolor", afirmó la mujer.


La bronca y la tristeza son los sentimientos que dominan el presente de la familia de Nicolás Umbides, el adolescente de 16 años que fue asesinado de una pulalada en el pecho cuando bebía con un amigo, con el que discutieron y lo mató. 

Alejandra Umbides, tía de la víctima fatal, contó que ella lo crió porque la madre lo había abandonado y que se enteró de esta terrible noticia porque un niño del barrio fue a su casa y dijo que a Urraca, como lo conocían al jóven, había muerto.

“Aún no puedo creer lo que está pasando. Jamás pensamos que iba a pasar algo así. Mi sobrino nunca tuvo problemas con nadie. Todo lo contrario, siempre iba a los vecinos y se ofrecía para hacer mandados o cortar el pasto, por dinero. Todo esto causa mucho dolor”, manifestó.

“Confiamos en la Justicia. Esperamos que se pudra en la cárcel, porque no mató un perro. Le pedimos a la Justicia que responda por sus actos, porque es un chico grande que sabía lo que estaba haciendo cuando acuchilló a Nicolás”, agregó haciendo referencia a Jonatan Hoyos, el joven de 17 años, acusado de matarlo.






Comentarios