La madre denunció que el hombre pretendía venderlo a gitanos que frecuentan su vivienda.


Luego de encontrar a su hijo de 3 años durmiendo dentro de un mueble de una vivienda lindera a la suya, una mujer del barrio Campo Contreras viejo de la Capital santiagueña denunció que su vecino secuestró al pequeño con el objetivo de “venderlo”.

Según informó Nuevo Diario Web, el llamativo hecho sucedió el domingo por la noche, cuando la denunciante se dirigió al Centro Provincial de Salud Infantil (CePSI) con su pareja y uno de sus hijos, el cual se encontraba enfermo. Antes de salir, la mujer dejó a su otro hijo al cuidado de su abuelo de 57 años, quien es discapacitado.

Al regresar, su padre le contó que el menor había salido a la calle y que no lo había podido seguir por su dificultad motriz, aunque le dijo que posiblemente estaría en la casa de un vecino de 25 años. La mujer se acercó al lugar, pero el joven negó haber visto al pequeño.

Tras buscarlo sin éxito, una vecina del barrio insistió con ingresar en la vivienda del primer joven mencionado, donde halló al menor dormido en un mueble de mimbre.

Ya en su casa con su familia, el niño contó que se durmió luego de que el vecino le diera un vaso de gaseosa. La madre realizó la denuncia en la Comisaría Quinta del Menor y la Mujer, donde se determinó que el pequeño no presentaba lesiones.

La madre del menor escrachó a su vecino a través de Facebook, y sostuvo que su hijo estuvo secuestrado y “atado con un cable”. Además, aseguró que la finalidad del hombre era “venderlo” a los gitanos que frecuentan su domicilio. Debido a estas afirmaciones que no concuerdan con las realizadas ante la Justicia, fue citada por la fiscal a fin de que corrobore los hechos.






Comentarios