Un vecino de la menor, alertado por una hermana de nueve años, quiso rescatarla y la llevó al Cepsi, dónde ya ingresó sin signos vitales.


La tragedia golpeó a la familia Chazarreta durante las últimas horas de la tarde del miércoles, cuando una de sus hijas, de apenas un año y medio, falleció tras caerse a un tacho de agua.

Este fatídico hecho ocurrió en una vivienda de en la Manzana 5 Lote 110 del barrio capitalino Belén. La víctima fatal fue identificada como Siloé Chazarreta y por lo que se pudo averiguar, estaba jugando con sus hermanas cuando por motivos que se desconocen, cayó al recipiente y no pudo salir.

Al parecer, las menores se encontraban solas, puesto que sus padres estaban trabajando y a cargo quedó la nena mayor de 11 años, había otra de 7 y las trillizas de un año y medio. Las mayores fueron a pedirle ayuda a un vecino, que ante la desesperación rompió el portón de la casa y sacó a la menor del agua. 

De inmediato, agarró la moto y llevó a Siloé al Centro Provincial de Salud Infantil (CEPSI), donde ya ingreso sin signos vitales y los médicos no pudieron hacer nada, pese a sus esfuerzos por reanimarla. 

La fiscal Natalia Saavedra dispuso que el cuerpo de la víctima sea examinado por médicos de Sanidad y se espera que en las próximas horas se lleve a cabo la inspección ocular en la casa de la familia Chazarreta, informó El Liberal.




Comentarios