Romina Taiguán que estuvo internada un mes, se recuperó y fue a ver al padre de sus hijos, que la había dejado al borde de la muerte.


El brutal ataque que ocurrió en Campo Gallo el pasado 14 de junio, en el que un hombre le dio cinco puñaladas a su ex pareja, ya fue resuelto por la justicia, pero ahora se produjo un hecho cuanto menos curioso, debido a que Romina Taiguán fue a ver a su atacante.

Para llevar a cabo su cometido, utilizó una identidad falsa con la que engañó a los policías y pudo ver cara a cara a Rubén Alberto Giménez, de 43 años, que la había herido gravemente y que es padre de sus hijos.

Cuando los uniformados le preguntaron por su identidad, les comentó que se llamaba María Marta Taiguán y que era prima del imputado por femicidio en grado de tentativa. Los nervios de la mujer, encendieron la alarma de los efectivos, que tras algunas averiguaciones, establecieron que se trataba de Romina, y ante esto se comunicaron con el fiscal Mariano Gómez, que de inmediato dispuso que se la ponga a resguardo y no tenga contacto con Giménez.

Los efectivos del Centro Único de Detención le pidieron a la mujer que se retire, a lo que ella accedió sin mayores problemas. El próximo objetivo de la Unidad Fiscal de la ciudad Capital es que la mujer reciba asistencia psicológica, anunció El Liberal.






Comentarios