Todo se desprendió de una investigación por el desmayo de una joven de 14 años en el colegio. Ella era abusada por sus hermanos y su padre lo hacía con su madre y otra hermana mayor.


El desmayo de una adolescente de 14 años en la escuela fue el punto de partida de una investigación que reveló un macabro hecho en Santiago, más precisamente en el departamento General Taboada.

La maestra de la menor realizó una denuncia y allí cuando se empezaron a adentrar en el entorno familiar, se dieron con que el padre de familia abusó sexualmente a sus dos hijas, a su mujer y los llevó por el mismo camino a sus hijos varones, de 17 y 22 años, que repitieron su conducta. Además también se descubrió, que uno de los primogénitos de la pareja, con capacidades especiales , en varias oportunidades fue atado a un árbol.

“Mis hermanos me llevan al fondo, al árbol, y se turnan para violarme. Me pegan con rebenque; me quitan la comida; duermo afuera de la casa; y no me dejan tener amigos” reveló en la comisaría la adolescente de 14 años.

“Mi padre toda la vida violó a mi hermana que ahora tiene 20 años. Ni bien pudo, la pobre huyó a Buenos Aires. Ahora, me hacen lo mismo que a ella a mí”, agregó en su crudo relato.

También contó que la madre en algunas ocasiones quiso defenderlas, pero que sus hermanos la golpearon y no le daban alternativa. Ahora la menor será llevada a un refugio de mujeres golpeadas, mientras la fiscal Cecilia Rímini, deberá decidir los pasos a seguir, aunque el padre de la víctima y cerebro de todo este horror no podrá ser condenado, ya que falleció la semana pasada, informó El Liberal.




Comentarios