Eran obligados a realizar diferentes tareas, amenazados de muerte y sin recibir pago por las actividades.


La policía rescató a 16 jóvenes de Corzuela que trabajan en un campo de Santiago del Estero en situaciones similares a la “esclavitud”. Los chicos habrían sido contratados por el “Toro” de 38 años y una mujer, de 44.

Estas dos personas obligaban a los chicos -cuatro de ellos menores de edad- a realizar tareas rurales. Los chicos vivían en condiciones infrahumanas de abandono, sin agua y comida. Además, sus trabajos no eran remunerados con el pago correspondiente.

El hecho se conoció cuando un vecino de la localidad de Weisburd denunció en la Comisaría Nº 29 de Quimilí que había encontrado a dos personas del sexo masculino haciendo “dedo” sobre la ruta provincial. Según lo que pudo saber, tendrían entre 17 y 21 años y le habrían dicho se  escaparon de un campo en donde realizaban diferentes tareas.

Además, que respondían al “Toro” y que los obligaba a trabajar y les negaba el pago después de amenazarlos de muerte con una escopeta.

De esta manera, las autoridades de la Comisaría dieron aviso a la fiscal de turno Celia Mussi quien ordenó se constatara lo expuesto. Al llegar la policía, encontró personas en condiciones de extrema precariedad y el lugar en un estado lamentable.

Luego de rescatar a los jóvenes, detuvieron a dos personas mayores de edad. El hecho se encuadra en el delito de “Trata de personas”.  






Comentarios