El pequeño había dejado de respirar y los efectivos lograron reanimarlo.


Policías de la Comisaría 12ª le salvaron la vida a un niño de cuatro años que había dejado de respirar. 

Los efectivos policiales fueron alertados sobre un menor que se encontraba sin signos vitales en un kiosco del barrio Misky Mayu. Cuando llegaron, una mujer tenía al pequeño en brazos, no respiraba y sus pulsaciones eran ínfimas.

Rápidamente los efectivos intervinieron y comenzaron a realizrle tareas de reanimación al pequeño. Lentamente comenzó a recuperar la respiración y lo estabilizaron.

El menor fue trasladado junto a sus padres al CIS Banda donde ingresó para ser observado y quedó internado por control aunque fuera de peligro.




Comentarios