Su ex suegra daba las ordenes y los demás la cumplían, afirmó la víctima.


El Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Frías, logró convertir la aprehensión en detención de siete personas que habían agredido salvajemente a una mujer cuando regresó el fin de semana, de su trabajo en la provincia de Catamarca.

El pasado sábado, la víctima puso en conocimiento de la policía, que cuando llegó a su vivienda, no pudo abrir la puerta de su casa porque la llave no coincidía con la cerradura.

Cuando fue su ex cuñada, quien le atendía la casa en su ausencia, ingresó y observó el faltante de una heladera y una máquina de picar carne. El argumento fue que su hermano, que está cumpliendo una condena en el Penal, le había autorizado vender para poder pagar a su abogado.

El domingo a la una y media de la madrugada llegó la policía al domicilio de la víctima, ante una advertencia sobre una gresca. La mujer se encontraba tendida en la calle y llamaron a la ambulancia porque sufría fuertes dolores abdominales.

Sin embargo pudo identificar a un grupo de personas que se encontraba en una esquina, la mayoría de la familia López, como sus agresores. Entre los tres varones portaban un cortafierros, un destornillador, una masa y un rebenque. Entre las mujeres se encontraba la ex suegra y sus hijas.

La docente, en el Hospital Zonal contó al personal de la Comisaría del Menor y la Mujer, que violentaron con una masa la puerta trasera de su domicilio por donde ingresaron tres de las mujeres y luego por la puerta del frente lo hicieron los demás.

Una de ellas le pegó tres latigazos, luego la tomaron de los cabellos, y le pegaron patadas mientras su ex suegra amenazaba con un cuchillo carnicero. Su ex cuñado ordenó que la saquen afuera como perro porque era el pedido de su hermano Diego López, que está cumpliendo condena por homicidio.

La fiscal Natalia Simoes, manifestó que cuenta con el informe policial, el certificado médico donde consta una fisura en la región sacro-ilíaca y un traumatismo de abdomen, hematomas en la cabeza y en distintas partes del cuerpo.

La jueza de Control y Garantías María Gabriela Núñez de Cheble, luego de escuchar a las partes, ordenó la convención de la aprehensión en detención de los siete imputados.




Comentarios