En este caso, efectivos realizaron una ispección ocular en el hogar donde se efectuaron los hechos. 


La justicia realizó este viernes una inspección ocular en la vivienda donde fue asesinada de un tiro en la cabeza Silvia Maldonado, la adolescente de 17 años y madre de dos pequeños hijos durante un operativo policiales en la ciudad de Santiago del Estero.

El procedimiento, que estuvo dirigido por la fiscal Erika Leguizamón, en presencia de los abogados defensores de los siete policías imputados por “homicidio agravado” y un octavo por “encubrimiento”, se concretó en horas de la mañana bajo un fuerte dispositivo de seguridad montado por Gendarmería Nacional.

Por el crimen de la menor, se encuentran con prisión preventiva los agentes Ramón Mansilla, Juan Carlos Chávez, Fabio Cristian Cooper, Pedro Agustín Barraza, José Ramón Revaneira, Analía Gigena, Cristian Hernán Bravo y el cabo primero José Miguel Abraham, este último acusado se ser quien disparó con su arma reglamentaria contra Silvia Verónica Maldonado.

La prisión preventiva por 15 días fue dictada por la jueza de Control y Garantías, María Pía Danielsen, tras escuchar la acusación de la fiscal Leguizamón, en una audiencia realizada en los Tribunales de Santiago del Estero.

Durante las indagatorias, los policías que fueron puestos en disponibilidad preventiva señalaron al cabo Abraham como el autor del disparo, al que hizo referencia en una reunión posterior al hecho, que tuvo lugar a las pocas horas en la comisaría 2da.

Según las mismas fuentes judiciales, en esa reunión, Abaham admitió que disparó “al piso” y que, tras rebotar, el proyectil “impactó en la cabeza” de la adolescente.

No obstante, una versión contraria dieron las hermanas de la víctima, de 11 y 13 años, quienes aseguraron que el uniformado “le apuntó y disparó a la cabeza”.

Querían entrar a mi casa sin orden de allanamiento y Silvia no los dejaba. En ese momento le pegaron con una Ithaca en el estómago y los vecinos al ver que la maltrataban empezaron a tirar ladrillos y fue ahí que uno de los policías disparó”, relató una de las hermanas.

A siete de los uniformados se les imputó el delito de “homicidio agravado por su condición de funcionario policial en perjuicio de una menor de edad” y al jefe de guardia de la comisaría 5ta., Mansilla, por “violación de los deberes de funcionario y encubrimiento”.

La Justicia logró determinar que Mansilla dejó constancia que el operativo policial se realizó en el domicilio de calle Teodoro Fells 1819 a las 23.30 del domingo, cuando en el libro de guardia se indicó que la joven baleada ingresó al hospital media hora antes.






Comentarios