Además, en sus declaraciones sostienen que el tiro fue dirigido al piso no a la cabeza de la joven santiagueña.


Las declaraciones de los policías involucrados en la muerte de Silvia Maldonado, joven de 17 años que murió producto de un disparo en la cabeza en medio de un operativo policial en Santiago del Estero, complican al Cabo 1° José Miguel Abraham.

En las indagatorias que comenzaron el miércoles los uniformados aseguraron que el Cabo admitió haber sido el quién disparó en contra de la madre adolescente en dos reuniones que realizaron luego del trágico episodio, pero destacaba que el disparo había sido contra el suelo y no a la cabeza de la joven, detalla Nuevo Diario.

Silvia Maldonado de 17 años murió producto del disparo que recibió en la cabeza.

Además de Abraham, están involucrados en el homicidio Ángel Ramón Mansilla, Juan Carlos Chávez, Fabio Cristian Cooper, Pedro Agustín Barraza, José Ramón Revaneira, Analía Gigena y Cristian Hernán Bravo. 

El principal sospechoso por el crimen se abstuvo de declarar el pasado miércoles y la Justicia santiagueña dispuso prisión preventiva por 15 días para los ocho uniformados que están imputados por “homicidio agravado por su condición de funcionario policial en perjuicio de una menor de edad”.

Pero Barraza, Gigena, Kooper, y Mansilla declararon ante la fiscal Érika Leguizamón y se desligaron del asesinato que se produjo en barrio Gas del Estado. Los dos primeros aseguraron que no vieron la situación ya que se trasladaban en el patrullero que fue solicitado como “apoyo” y que no llegaron al lugar por las piedras que los vecinos les arrojaron. 

Y fueron estos quienes aseguraron que Abraham confesó haber disparado cuando se reunieron en la Comisaría Quinta y luego en la Segunda a pedido del Subjefe de Policía para que explicaran lo que había sucedido. 

Kooper por su parte aseguró no haber visto nada ya que era el chofer del móvil policial. Cuando se desatan los incidentes, el acusado se habría subido a la camioneta y Kooper arrancó la camioneta. Luego le habría confesado ser el autor del disparo pero remarcando que su disparo fue apuntando al suelo. 

Mientras que Mansilla, que estaba a cargo de la Comisaría, negó haber adulterado los horarios en el libro de guardia.






Comentarios