La mujer es la principal sospechosa por su desaparición. El procedimiento había sido solicitado por la madre del menor.


La búsqueda de Maxi Sosa sumó un nuevo capítulo este jueves. La Policía de Investigaciones (PDI) realizó excavaciones en la casa de su abuela para tratar de dar con el cuerpo del menor pero los resultados fueron negativos.

El nombre del niño se hizo conocido hace poco más de tres años cuando a fines de diciembre habían comenzaron a circular las solicitudes de paradero.

Una de las hipótesis fue que el niño cayó en una red de trata de personas.

Las primeras informaciones hablaban de que Maxi había desaparecido de la casa de su abuela en la ciudad de Ceres. Con el tiempo y luego de sortear entredichos y versiones que se contraponían, se detuvo a la mujer y a su pareja y este jueves se decidió realizar la excavación de la que participaron efectivos de la Policía Científica y un grupo de perros adiestrados.

La policía realizó la excavación a pedido de la madre del menor.

La policía realizó la excavación a pedido de la madre del menor.

Tres meses atrás, una vidente publicó en las redes sociales que el nene está enterrado en el patio de esa vivienda. Esta excavación se hace a pedido de la mamá de Maxi, que se habría hecho eco de lo que dijo la vidente”, había contado Claudia Iturre, periodista de FM Alternativa de Ceres.

Aunque recordó: “Tres años atrás, en los días posteriores a la desaparición, se había buscado y rastreado con perros ese domicilio. También un terreno lindero y la casa de la pareja de la abuela, todo con resultado negativo”.

La policía científica también llevó adelante procedimientos en el domicilio de un vecino al que el pequeño frecuentaba y un campo que estaba señalado en la investigación.

Los investigadores creen que la abuela del nene, junto al hombre con quien mantenía una relación, se lo había llevado sin permiso de la madre y que después ella misma se había comunicado con la policía para denunciar la falsa desaparición de su nieto. Lo que pasó entre un hecho y el otro sigue siendo un misterio pero la pareja cumple prisión preventiva desde el 1° de agosto de 2016.

En mayo de 2018, el Ministerio de Seguridad de la Nación difundió imágenes del posible rostro que tendría el nene, que en ese momento hubiera cumplido seis años de edad, con dos cortes de pelo probables.

PROYECCIÓN. Así sería Maxi con 6 años.






Comentarios