Se trata de un polémico cuestionario de "verdadero-falso" con frases ofensivas cuyas fotos se viralizaron. El caso derivó en la intervención del Ministerio de Educación.


Sorpresa e indignación causó el fin de semana la publicación que hizo un funcionario santafesino sobre la distribución de material homofóbico a los alumnos de una escuela católica en la ciudad de San Justo, cien kilómetros al norte de la capital provincial

Quien expuso el caso fue el propio subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual, Esteban Paulón, que publicó en su cuenta de Twitter una foto con una serie de frases que el estudiante debía identificar como verdaderas o falsas. La imagen particularmente se trataba de un listado con las supuestas respuestas “correctas”, a criterio del docente.

En el papel se lee, por ejemplo que es verdadero que la “homosexualidad se puede prevenir y rectificar” o se determina como verdadero que la “homosexualidad es una desviación social, mientras que la heterosexualidad es socialmente saludable”.

Según mencionó el funcionario, el cuestionario fue difundido en distintos establecimientos educativos de la provincia y, ante esto, intervino el área de educación privada del Ministerio de Educación de Santa Fe.

Paulón dijo que la profesora se excusó diciendo que buscaba demostrar cómo se estigmatiza a homosexuales. “Eso es lo que ha dicho, pero nos parece muy raro. Incluso si uno quisiera mostrar estereotipos negativos, podría utilizar otro material y no un formulario de verdadero o falso, que todas las opciones van en contra de la diversidad”, añadió.

La viralización de la imagen se dio en medio de la polémica que existe entre algunos sectores conservadores que se oponen al programa de educación sexual integral, que de hecho este domingo generó una serie de concentraciones en varias ciudades del país.






Comentarios