La firma de un convenio para avanzar en la planificación de un acueducto fue la excusa para un acercamiento entre el mandatario socialista y el referente del peronismo no kirchnerista.


Si bien la firma de una compromiso para avanzar en la construcción de un acueducto que nazca en territorio santafesino y sea capaz de abastecer a localidades del este cordobés fue la excusa, el gobernador Miguel Lifschitz y su par mediterráneo, Juan Schiaretti hablaron de la carrera electoral de 2019 y no descartaron una “mesa común” que pueda reunirlos.

Abordado por la prensa, el mandatario de Santa Fe hice un diagnóstico de la crisis que atraviesas las provincias. “Los que tenemos responsabilidades de gobierno estamos muy atentos a la realidad social, a la realidad económica, al presupuesto no solo nacional sino los de las provincias para organizarnos en un año que viene complicado y donde todos prevemos dificultades a la hora de atender las demandas de la sociedad”, indicó, para luego abrirle la puerta a una eventual coalición con parte de peronismo no kirchnerista.

“Nadie descarta que frente al proceso electoral que viene podamos estar sentados a una mesa común porque creo que el país necesita alternativas con un fuerte consenso ciudadano donde puedan sumarse distintas expresiones políticas”, expresó Lifschitz en la Casa Gris. Del encuentro también participó el jefe del Ejecutivo entrerriano, Gustavo Bordet.

A su turno, Schiaretti exhortó a los diferentes espacios que se expresan en disidencia a Cambiemos a “superar la grieta”. “Las fuerzas progresistas que coincidimos en la necesidad de una Argentina republicana, federal, que permite el progreso de todas las provincias, tienen que extremar los esfuerzos para ir juntos a las elecciones del año que viene”, manifestó.

Partiendo de la “coincidencias”, el gobernador de Córdoba dijo: “veremos si esas coincidencias permiten conformar un espacio político que logre superar la grieta y sea para los argentinos la posibilidad de salir de la crisis y lograr un progreso sostenido en el tiempo con un criterio federal y de justicia social”.

Más allá de las intenciones, el camino hacia la construcción de un espacio político común todavía no parece cercano. “Primero tenemos que empezarlo a hablar para ver si después esto se transforma en un frente. Pero al país no lo salva una sola persona, el país necesita para salir adelante que haya confluencia de diversos sectores y precisa, también, un acuerdo social y federal porque es la única manera de que Argentina supere la dificultad. Pero eso no lo puede hacer ni un partido ni un hombre solo”, reconoció Schieretti.

Además de la cumbre con su par de Córdoba, Lifschitz viene de participar en Buenos Aires de una reunión con los referentes de la oposición no kirchnerista. En la mesa estuvieron Sergio Massa, margarita Stolbizer, Ricardo Alfinsín, Jorge Tumini y se sumaron los frentistas Antonio Bonfatti y Mónica Fein.





Comentarios