El Sabalero impuso condiciones en el primer tiempo pero después se replegó y terminó con diez jugadores.


Después de la eliminación en Copa Sudamericana como local, Colón volvió a sonreír en Santa Fe y venció por 1 a 0 a un Newell’s que volvió a sufrir en el fondo y dispuso de pocas chances para igualar el marcador.

De no haber sido por la imprecisión de los sabaleros y algunas intervenciones de Alan Aguerre, los anfitriones se hubieran puesto en ventaja mucho antes de la buena definición con la que Tomás Chancalay abrió la cuenta en el minuto 35.

La jugada del tanto de los dirigidos por Eduardo Domínguez reflejó los desaciertos defensivos de la Lepra más allá del error puntual de Stefano Callegari a la hora de despejar el centro previo al remate del volante del Negro.

En el complemento, los rosarinos se adelantaron en el campo de juego de la mano de Mauro Formica, quien contra todos los pronósticos quedó relegado al banco de suplentes e ingresó después por Víctor Figueroa.

Pasado el cuarto de hora inicial de la segunda etapa, el “Gato” mostró sus credenciales y exigió una excelente atajada de Leonardo Burián con un remate desde afuera del área en la primera llegada clara de Newell’s.

A menos de diez minutos del final, la noche se complicó para el local debido a la expulsión de Gonzalo Escobar, quien le pegó desde atrás sin pelota a Joel Amoroso cuando el ex Belgrano estaba por pisar el área en un contragolpe.

Con este resultado, Colón cortó una racha de tres partidos sin victorias y se arrimó a las posiciones medias en la Superliga con 9 unidades. El equipo de Omar De Felippe, en cambio, quedó anclado al fondo de la tabla, sigue complicado en el promedio y ya lleva casi un año sin ganar fuera del Coloso.




Comentarios