El defensor del joven había pedido a la Justicia que no fuera alojado en una cárcel para asegurar su integridad física.


Mientras el departamento La Capital sigue conmocionado por el asesinato de un nene de 3 años golpeado en Santo Tomé, este lunes a última hora se confirmó la muerte del padrastro de la víctima después de ser alojado en la cárcel de Coronda por orden de la Justicia.

Carlos Alberto Pérez había sido detenido el día anterior en un barrio de la localidad ubicada al sur de Santa Fe, mientras la madre biológica ya se encontraba detenida e imputada a partir del deceso de su pequeño hijo.

Desde el Servicio Penitenciario de la provincia informaron que el joven de 26 años fue hallado sin vida en su celda en las horas posteriores a la audiencia en la que le atribuyeron el homicidio de Jorge Ezequiel Bachelli. De acuerdo a la información preliminar, el cuerpo presentaba signos de ahorcamiento y estaba colgado de una reja en el pabellón 11. Alrededor de su cuello tenía un cordón que el personal reconoció como la cuerda del colchón que le dieron.

Según fuentes consultadas por el diario UNO, el recluso fue encontrado ya sin signos vitales por un suboficial. Desde el penal comunicaron el episodio a los fiscales Ana Laura Gioria y Gonzalo Iglesias, quienes poco antes también le habían atribuido el delito de lesiones leves dolosas calificadas por alevosía y ensañamiento contra la hermanita de 14 meses de su hijastro.

Pérez debía presentarse nuevamente ante la Justicia este miércoles para definir qué tipo de medidas cautelares cumpliría en el marco de la investigación sobre el hecho. En la audiencia previa, el defensor oficial Lisandro Aguirre había pedido específicamente que lo alojaran en un lugar “que no sea la cárcel” para garantizar su integridad física hasta que se trate la medida cautelar de prisión preventiva.




Comentarios