La Justicia lo sentenció a 14 años de prisión, la misma cantidad de tiempo que convivió con las niñas.


Un rafaelino de 62 años fue declarado culpable de abusar sexualmente de sus hijas adoptivas en forma reiterada mientras convivía con ellas y con su pareja. Las víctimas recurrieron a la Justicia recién cuando alcanzaron la mayoría de edad y se habían separado del imputado.

La pena de 14 años de prisión fue dictada este sábado en los Tribunales del departamento Castellanos con la firma de Alejandro MognaschiHugo Tallarico y la abogada Cecilia Álamo, sorteada como conjuez para el proceso oral y público.

Más de 30 personas declararon ante los magistrados a lo largo de diez jornadas en las que se ventiló la historia de las niñas que fueron víctimas de Luis Alberto Fernández, a quien denunciaron en septiembre de 2016. El hombre al que acusaron formalmente era legalmente su padre desde que se puso en pareja con su madre biológica y tramitó la adopción simple.

Durante el debate, la fiscal Mirna Segré hizo hincapié en que el sospechoso convivió con las menores durante 14 años -uno de los agravantes junto con la edad de ambas- y que en uno de los casos el abuso sexual consumado fue con acceso carnal. No obstante la representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) destacó que tanto ellas como su madre participaron en forma activa de la investigación para poder probar el calvario que sufrieron.

“Estamos ante un caso en el que, con su accionar, el imputado coartó la niñez y la adolescencia de las dos. Les dejó la dura tarea de enfrentar el mundo con serias dificultades para la proyección y el interdesarrollo”, argumentó la funcionaria.






Comentarios