Un empleado de 40 años presentó síntomas compatibles con el coronavirus y se tomó esta medida de forma preventiva.


Un caso sospechoso de coronavirus en un hombre de 40 años derivó en el cierre preventivo de un supermercado en el que trabaja.

Se trata de la sucursal de General Paz y Javier de la Rosa de la cadena Kilbel, que bajó persianas durante el fin de semana por el aviso de un empleado, que el viernes presentaba síntomas de coronavirus. En el mismo edificio se había confirmado un caso positivo la semana pasada.

“El supermercado de la zona de barrio Guadalupe permanecerá cerrado de modo preventivo durante todo el fin de semana para la realización de un proceso de desinfección, ya que uno de los empleados de la firma presentó leves síntomas en las últimas horas“, indicaron desde la cadena a Uno de Santa Fe.

Agregaron que ya se le realizó el hisopado a esta persona y ahora solo resta esperar los resultados.




Comentarios