Por el crimen del joven de 27 años no hay detenidos hasta el momento.


La invitación a una reunión entre amigos terminó de la peor manera para Lucas Ariel Pirovano. El joven de 27 años recibió dos hachazos y murió tras agonizar cinco días.

El violento hecho se produjo el sábado cuando el muchacho fue a una casa de Braile al 4700 en barrio Santa Rosa de Lima. Allí se encontraban varias personas que le habrían comenzado a pedir dinero.

Por este motivo, al tiempo decidió retirarse del lugar. Sin embargo, esto fue interpretado como un desaire y las consecuencias fueron fatales para Pirovano.

El joven se fue del lugar rumbo a su casa pero lo persiguió uno de los hombres que se encontraban en la reunión y en plena calle le robó sus pertenencias.

Indignado por lo ocurrido, la víctima volvió a la casa para tratar de recuperar sus cosas. En ese momento recibió dos hachazos en su cabeza. Moribundo lo arrastraron y dejaron en la calle, donde arrojaron arena y agua para borrar los rastros de sangre.

Tras ser hallado por vecinos, lo internaron con un traumatismo craneoencefálico grave en el hospital Cullen donde agonizó hasta el jueves. Por el crimen de Pirovano no hay detenidos hasta el momento.




Comentarios