Las agentes le practicaron maniobras de RCP cuando el pequeño convulsionaba en plena calle.


Dos agentes policiales salvaron a un bebé de morir asfixiado y ahora se sienten parte de su familia. “Tiene dos madrinas más“, dijeron emocionadas mientras el niño se recupera.

El incidente tuvo lugar el viernes 2 de agosto alrededor de las 18 en avenida Gorriti y Azopardo. En ese momento vieron que un auto circulaba mostrando una sábana blanca, en señal de auxilio.

Eran los padres de Francisco, un bebé de cuatro meses que no respiraba. Desesperada, la mamá puso al niño en brazos de la oficial Liza Orellano que se arrodilló en el cantero central y comenzó a practicarle al chiquito las maniobras de RCP.

Mujeres policías le salvaron la vida a un bebé que no respiraba. (LT10)

Mientras ella se encargaba de reanimar al niño, las otras dos oficiales se ocuparon de comunicarse con la Red de Emergencias para pedir la asistencia del personal médico. Gracias a los trabajos de reanimación cardiopulmonar, empezó a toser y volvió a respirar.

A dos semanas de lo ocurrido y viendo que el niño se encuentra sano, las agentes se mostraron felices. “Sentimos mucha emoción porque sabemos que está bien. En ese momento fueron muchos sentimientos encontrados, por un lado tener que aplicar lo que uno aprende y por otro como madre pensar en el bebé y toda la situación“, dijo Romina en diálogo con LT10.

Francisco ya tiene dos madrinas más, es parte de nuestra familia“, continuó. “Estamos muy agradecidas a la mamá que dejó que mantuviéramos el contacto porque para nosotros fue muy importante ese momento. Más allá de las felicitaciones, lo que nos importa a nosotras es que Francisco esté bien”, manifestó.





Comentarios