La víctima le entregó al cabo de dos años 110 mil pesos hasta que decidió tenderle una trampa.


Una empleada doméstica que chantajeaba a su jefe con videos de encuentros sexuales fue condenada pero quedó en libertad.

Se trata de E.C.G.R., de 34 años, quien mediante un juicio abreviado llevado a cabo en Santa Fe firmó una sentencia de tres años, de ejecución condicional, tras declararse autora penalmente responsable del delito de extorsión.

El chantaje se prolongó por dos años hasta que el hombre decidió recurrir a la Justicia para ponerle un freno a la situación. Todo comenzó luego de haber mantenido relaciones sexuales con su empleada en su oficina y la vivienda familiar.

Se calcula que entre agosto del 2017 y hasta el pasado 1 de julio, la víctima le entregó 110 mil pesos para que la mujer callara los detalles de su fogoso romance.

La extorsión quedó expuesta gracias a que el hombre decidió grabar un llamado en el cual se le reclamaban dinero a cambio del silencio. Con esta prueba, a E.C.G.R. no le quedó otra opción que aceptar su culpabilidad y la condena de ejecución condicional.






Comentarios