Para combatir contra la crisis hídrica, alumnos de la escuela técnica agropecuaria Martín Güemes de La Llave iniciaron una prueba piloto para producir forraje por hidroponia.

Le técnica permite utilizar menor cantidad de agua y obtener en un espacio reducido, 25 metros cuadrados, el mismo rendimiento que en una hectárea a campo abierto.

//Mirá también: Alumnos avisaron por nota que no asistirán a la escuela por el riesgo a contagios

La intención es desarrollar un método productivo para obtener alimento para animales sin tener que realizar una inversión onerosa.

El trabajo de los estudiantes de sexto año del colegio técnico agropecuario sanrafaelino está acompañado por profesionales del INTA y el área de Desarrollo Rural de la comuna.

El microtunel donde realizan el cultivo del forraje. Municipalidad de San Rafael

El primer paso fue la colocación de un microtunel donde se desarrollará la siembra de avena. La elección del producto a sembrar está relacionado directamente con el costo, por estos días es el más económico para comenzar con los ensayos, sin embargo la técnica se puede aplicar con otro tipo de forrajes.

“Esta idea la gestamos junto a estudiantes y decidimos ejecutarla mediante este proyecto de forraje hidropónico que, en definitiva, puede generar un cambio en el método productivo. Si logramos buenos resultados no dudaremos en aplicarlos en diferentes fincas”, dijo Yonatan Pugno de Dearrollo Rural del municipio.

Los estudiantes de sexto año de la escuela técnico agropecuaria Martín Miguel de Güemes trabajan en el armado del microtunel. Municipalidad de San Rafael

Por su parte la directora de la escuela Martín Güemes, Roxana Paoli, sostuvo que “la escasez hídrica nos obliga a buscar alternativas de producción y creemos que esta nueva técnica puede ser una de ellas”.

//Mirá también: Clima en el sur mendocino: tiempo bueno con tardes agradables

“Esto está pensado por la crisis hídrica y en la búsqueda de una técnica rentable y que pueda aplicarse sin una alta inversión. Sabemos de la dificultad para conseguir alimento para los animales, por lo que tenemos expectativas que esta prueba piloto pueda abrirnos nuevos caminos”, destacó Baltazar, uno de los estudiantes que participa del proyecto.