La iniciativa es del diputado nacional Federico Zamarbide. Es para hacer frente a la crísis vitivinícola. 


Proponen fomentar el consumo de jugo de uva y bajar los impuestos para hacer frente a la crisis de precios que sufre la vitivinicultura.

La iniciativa partió del sanrafaelino Federico Zamarbide, diputado nacional por el Frente Cambia Mendoza.

Según el legislador, la industria madre de Mendoza tiene que adaptarse a los cambios que se van produciendo en el mundo introducidos por los mismos consumidores.

Con un consumo de vino que cayó en los últimos 40 años de 92 litros por persona por año a unos 25 litros, Zamarbide opinó que se debe tener otra mirada para enfrentar el problema y hay una salida es apuntarle a los hábitos saludables.

“En el mundo los hábitos de consumo han cambiado, la gente toma bebidas más ligeras y esto repercute en la demanda de la vitivinicultura”, por eso consideró que una posible salida a la crisis de la vitivinicultura sería imitar a Brasil que está incentivando “hábitos de consumo saludables” a partir de derivados de la uva como es el jugo.

En diálogo con LV4 radio San Rafael, el diputado planteó en concreto “que realicemos campañas de promoción del consumo de jugo de uva en la Argentina y esto seguramente tendrá un impacto mayor en el precio de la uva que es el objetivo central porque defendiendo el valor de la uva se defiende al productor”, indicó.

De acuerdo al legislador “en Argentina consumimos 0,4 litros de jugo de frutas en general por año mientras que en Estados Unidos consumen 18 litros y en Alemania 23 litros de jugo. Tenemos un hábito que cambiar los argentinos ahí y el mercado va a responder muy bien, tenemos posibilidades de expandirnos ahí”, sintetizó.

“Hay que ampliar la oferta de la vitivinicultura y fomentar el consumo”, remarcó. 

Para Zamarbide, otro cambio que se debe dar de manera imperiosa es la reducción de impuestos.

“La presión impositiva es insostenible”, afirmó.


En esta nota:

Salud Economia




Comentarios