El Goberndor no quiere más dilaciones. Pidió a la Corte que resuelva el tema de Fondo. 


La fallida reunión de conciliación entre el Gobierno y los intendentes del PJ y el amague de los cacique de impulsar un recurso extraordinario para seguir peleando en la Corte Suprema de la Nación una cuestión procesal menor, convenció al gobernador Alfredo Cornejo de ceder en la pelea por las reelecciones.

En conferencia de prensa, Cornejo anunció que “he decido no ser un obstáculo para que los cuatro intendentes participen de este proceso electoral y puedan reelegirse en sus cargos, si es que la voluntad ciudadana así lo decide”.

“Los derechos de los ciudadanos son más importantes que los derechos de estas cuatro personas” dijo el mandatario y luego le solicitó a la Corte por “la pronta resolución del conflicto de fondo declarando constitucional la enmienda sobre las reelecciones indefinidas. Lo pido como Gobernador y porque la inmensa mayoría de la población ha manifestado su deseo de que se limiten las reelecciones de los intendentes”.

El conflicto nació en noviembre del año pasado, cuando Cornejo promulgó una enmienda constitucional que fue votada en un referéndum de 2009; era la reforma del artículo 198 de la Constitución provincial para limitar las reelecciones de los intendentes.

Hubo pedidos a los gobernadores Celso Jaque y Francisco Pérez para que promulgaran la enmienda, pero nunca lo hicieron porque, si bien había sido apoyada por una amplia mayoría de mendocinos en el referéndum, no había alcanzado la mitad más uno de los empadronados.

El Tribunal había convocado a una audiencia de conciliación y en la reunión todos se anoticiaron que los cuatro intendentes habían presentado un recurso extraordinario a la otra Corte nacional. ¿Para qué? Para impedir que sean todos los miembros de la Corte (el plenario) los que decidan la constitucionalidad o no de la enmienda.

El pedido es parte de la rosca política. La Corte habitualmente divide el trabajo en dos salas según la fecha de ingreso por mesa de entradas: en la primera quincena le toca a la sala 1, en la segunda quincena a la sala 2. Los intendentes entienden que la sala 2 tiene afinidad política con el peronismo, mientras que si definen los siete jueces de la Corte en pleno, como lo haría en esta oportunidad, esa afinidad se pierde.

En Casa de Gobierno entienden que los reclamos de los intendentes del peronismo en la Corte nacional demorarían años, por eso quieren cerrar acá, abriendo la posibilidad de un acuerdo. “Estamos abiertos a nuevas reuniones de conciliación”, dijo al cierre Cornejo.






Comentarios