Durante los actos descubrieron placas recordatorias que donaron las autoridades y ex alumnos. Video.


La escuela Martín Zapata de San Rafael festejó el centenario de su creación con un acto que se realizó bajo el lema “100 años de amor transformados en historia”.

De los festejos participó gran parte de la comunidad educativa, tanto en los números artísticos, como en el montaje del escenario y la escenografía de la celebración y contaron con la colaboración de la Escuela Artística Vocacional Roberto Rosato Carrozo, que funciona en el mismo edificio durante la tarde, y tiene alumnos y egresados en común con la escuela centenaria.

Durante el festejo, los ex alumnos José Marcelo Juárez, Nora Elizabeth Méndez, Sandra Antonia Funcia y Mónica Guerrero, y los docentes Claudia Gil, Gerardo Giménez y Marcela Martínez, descubrieron cuatro placas recordatorias obsequiadas por el gobierno escolar, la Municipalidad de San Rafael, egresados de la promoción ´79 y ´80 y la comunidad educativa.

También se descubrió una placa en conmemoración de la docente fallecida en 2012, Patricia Ávalos y de todos los docentes fallecidos, por ser parte de la historia escolar. También reconocieron la labor de la celadora jubilada Juana González de Jaramillo, quien asistió acompañada por su hijo.

En su discurso, la directora del establecimiento Martín Zapata, Marisa Rodríguez, expresó que celebrar un centenario es “festejar 100 años de educación, de tejer redes, de sembrar esperanzas, de crear futuro para construir y transformar el mundo y renovar el compromiso de educar en el amor”.

La institución de niveles inicial y primario, ubicada en la Ruta Nacional 143 del paraje El Tropezón, en el distrito de Cañada Seca del departamento de San Rafael, comenzó sus actividades el 27 de octubre de 1919, con una docente y 30 alumnos, mientras que la matrícula actual es de 202 docentes, y el equipo de trabajo está integrado por 28 personas.

Inició su labor en una sencilla casa, donde hoy se encuentra la plaza de El Tropezón, y luego funcionó en una casona cedida por los dueños de la ex-bodega “Franco Argentina”, hasta que en 1966 inauguró su propio espacio físico.


En esta nota:

Educación


Comentarios