"Las pymes y micropymes no están mejor que los consumidores", dijo Osvaldo Fernández, presidente de la entidad.


Desde la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael fueron contundentes al opinar sobre el bono de $5.000 que pretende el Estado Nacional que paguen las empresas a sus empleados.

Tal como está planteado el pago del bono de $5.000 “la Cámara de Comercio se opone”, afirmó el presidente de la entidad empresaria Osvaldo Fernández.

Como alternativa ofrecieron que de hacerse efectivo el bono sea deducible de impuestos.

“Estamos de acuerdo con que haya un shock de ingreso de dinero para el consumo por la depresión que sufre el País, lo que no nos parece justo es que lo paguen los empresarios, porque las empresas, al menos las pymes y micropymes que son las que representamos en esta Cámara, no están mejor que los consumidores”, dijo Fernández.

Según el dirigente empresarial sureño “estamos en una crisis generalizada, está muy mal el empleado, está muy mal la pyme y la micropyme. Por esto consideramos injusto que un tercero indique lo que debe hacer una persona, en este caso, que el Gobierno diga qué tienen que hacer los empresarios con su dinero. Lo cierto es que no lo tienen, no es un acto de mezquindad, sino que se pelea día a día por la supervivencia”.

Si bien Fernández no dejó lugar a dudas sobre la posición de los empresarios, también dejó entrever que podría haber alguna alternativa para hacer efectivo el bono y que las pymes no sufran.

“Tal vez si pudiéramos deducir ese bono que creemos necesario para el asalariado, de los 931, de otros pagos o compromisos impositivos, el aumento se realizaría con dinero del estado y no con el dinero de las empresas”, indicó.

“Esta es la propuesta de la Cámara, la misma que compartimos con las entidades que nos nuclean como la FEM y así se lo hemos hecho saber a CAME a nivel País, para que lo comunique al Gobierno Nacional”, concluyó el presidente.


En esta nota:

Economia Politica


Comentarios