En la primera jornada del juicio contra Damián Ortega, declararon los padres de la víctima. 


En la apertura del juicio que se le sigue a Damián Ortega acusado de estrangular hasta la muerte a Florencia Peralta, su ex pareja, los primeros en declarar fueron los padres de la víctima y lo describieron como un acosador, un mantenido y que ejercía violencia psicológica.

Graciela Bianchi, la mamá de la ex policía contó que su hija quedó embarazada al poco tiempo de haber iniciado la relación con Ortega en 2013 y desde entonces comenzó a sufrir maltratos.

Aseguró que Damián salía de noche, incluso cuando ella estaba embarazada, nunca trabajó, dormía más allá del mediodía, no colaboraba en las tareas de la casa ni en el cuidado del hijo y la mantención del hogar estaba a cargo de ella. “Florencia fue muy manipulada”, dijo, incluso después de haberse separado.

Contó que un día Ortega, que aún tenía las llaves de la casa, ingresó cuando Florencia dormía, vio unos mensajes en el celular de ella, la despertó a los insultos, tomó el arma policial, se la colocó en la sien y gatilló dos veces sin que saliera la bala debido a que aparentemente tenía puesto el seguro. Luego salió al patio y efectuó un disparo.

Similares hechos relató Pedro Omar Peralta, papá de la víctima, ex esposo de Graciela y policía retirado. Aseguró que a Ortega le buscó trabajo como cobrador y repartidor de diarios, pero rechazó ambos empleos con la excusa de que no sabía manejar motos. También recordó que duró un solo día en una marmolería y casi una semana en una maderera.

“Nunca trabajó ni hizo los cursos de electricidad ni de plomería que le aconsejé estudiar”, añadió.

Incluso afirmó: “Mi hija le daba una mensualidad para sus gastos diarios. Él no trabajaba. Este señor nunca entendió lo que era una familia. Me dijo que no era violento pero me la entregó en un cajón”.






Comentarios