Comenzó el debate por la muerte de Florencia Peralta. La sentencia la dará un jurado popular. 


Está en marcha el primer juicio por jurado popular de San Rafael y el segundo de la provincia. Tiene como eje el crimen de Florencia Peralta, la policía de 26 años estrangulada el 13 de septiembre de 2016 en su vivienda de calle Barcala 1452.

En el banquillo de los acusados está sentado Damián Ortega, su ex pareja que llegó a esta instancia acusado de homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género, por lo que arriesga la pena única de prisión perpetua.

Su condición de culpable o no culpable lo decidirán 12 vecinos elegidos en la zona por el sistema judicial provincial y el debate oral lo dirige el juez Jorge Yapur.

En su apertura el jefe de fiscales del Sur, Pablo Peñasco, desplegó la hipótesis de que Ortega mató a Florencia porque no soportó que ella lo hubiera dejado después de tres años de tortuosa pareja y reiniciado su vida sentimental con un compañero de trabajo. “Serás mía o de ninguno”, sería el razonamiento femicida, según el funcionario.

El ataque se habría producido luego de que el acusado se enterara mediante mensajes espiados en el celular de Florencia que ella iba a salir con su nuevo novio.

Según la fiscalía, él la golpeó en la nuca con algún elemento contundente (palo de escoba, botella o canto de un celular, según especuló), movió los muebles para evitar que entrara al lugar el pequeño Augusto, el hijo de ambos, intentó asfixiarla con las manos y como no pudo buscó un cable y la estranguló.

Luego preparó la escena para simular un robo, se llevó el celular y se fue con su hijo. Se calcula que esto se desencadenó después de las 18. Regresó a las 23 y llamó a la Policía.

Similar alegato realizó el abogado Alejandro Cazabán, representante legal de los padres de la víctima, para quien “el señor Ortega tomó una decisión planificada mucho antes del día del hecho”.

Sin embargo para su colega Mariela Herrera, quien junto a Waldo Torres están a cargo de la defensa del acusado, “Damián Ortega es una persona que está acusada injustamente” y “no van a poder demostrar que estuvo en el lugar del hecho”.

Herrera acusó directamente a la fiscalía de actuar mal, extender injustificadamente la investigación y demorar la realización de pruebas centrales como el estudio de ADN en los objetos levantados en la escena del crimen.






Comentarios