La palista nicoleña reveló una de sus claves para el triunfo. La respuesta al parecer estaba en la vestimenta.


Sol Ordas dejó al remo argentino en lo más alto y coronó su participación en los Juegos Olímpicos de Buenos Aires como abanderada en la ceremonia de clausura. Fue de menor a mayor en la competencia, pero siempre sabiéndose una de las favoritas. Entre talento y cábalas, se alzó con el oro.

Sorprendía verla siempre con las uñas prolijamente pintadas y un llamativo top naranja que poco tenía que ver con el tradicional atuendo celeste y blanco. ¿Casualidad? No. 

Uñas celestes y blancas y top naranja, las cábalas de Ordas. (Archivo)

Uñas celestes y blancas y top naranja, las cábalas de Ordas. (Archivo)

En una de las tantas entrevistas, la nicoleña reveló que era “cabulera” y repitió en todas las regatas el mismo outfit. “Pero ojo que al top lo lavaba todos días, eh!, se animó a bromear, y los resultados están a la vista. Debió adaptar su estilo para competir en los 500 metros y sin dejar dudas se impuso casi por un segundo a la sueca Elin Lindroth. El bronce fue para Greta Jaanson, de Estonia.

Su presente ilusiona. ¿Se viene Tokio?






Comentarios