El panorama es incierto y podrían aplazarse los procesos licitatorios de proyectos que están en carpeta. 


La inflación y la corrida cambiaria iniciada en el mes de mayo alteraron los cálculos presupuestados para la obra pública y obligó a priorizar las que están en ejecución.

“En San Nicolás no atravesamos dificultades en virtud de que tenemos en disponibilidad los recursos para avanzar con los trabajos que se licitaron. Pero sabemos que si continúa el ajuste de precios, vamos a encontrar complicaciones”, resaltó el secretario de Economía y Hacienda, Miguel Battaggia.

En diálogo con El Norte, puntualizó que “si se cumplen las previsiones de una inflación cercana al 40%, probablemente nos veamos obligados a demorar los procesos licitatorios de algunos proyectos que están ahora en carpeta”, aunque habló de una continuidad respecto a la puesta en valor de los espacios públicos y del asfaltado y desagües pluviales en los barrios.

“Hay obras que por su magnitud y tiempo de ejecución han superado largamente la inflación que teníamos prevista en el Presupuesto 2018, y eso nos excede”, destacó el funcionario, haciendo cálculos con un dólar a $19.

Cabe señalar que el proceso inflacionario también afecta los contratos de servicios públicos concesionados a largo plazo, como la recolección de residuos o el barrido de calles. Aunque ese impacto estará diferenciado por la estructura de costos del servicio que se presta.




Comentarios