El acusado ya fue separado del cargo, según confirmó la fiscal Franca Padulo. Se hizo foco en el accionar docente y sus responsabilidades. 


A comienzos de semana, el presunto caso de abuso sexual ocurrido en el jardín de infantes del colegio María Auxiliadora puso en jaque a las autoridades de la prestigiosa institución educativa, quienes se propusieron acompañar a los padres en este momento tan sensible. 

De hecho, se pactó una reunión en la que se explicó cómo seguirá el procedimiento y cuál es la situación actual del acusado. Como bien había adelantado la fiscal Franca Padulo, el hombre se encuentra detenido y fue separado de su cargo. Pero, en efecto, hay un total hermetismo en torno al caso.

Las autoridades se hicieron presentes, contuvieron y explicaron su accionar. El acusado fue sacado del cargo y el colegio está a disposición de la Justicia. Las pericias y la cámara Gesell darán el veredicto”, escribió en Facebook uno de los padres.

Por otra parte, también se hizo hincapié en que “para adelantarse a los hechos y saber quiénes cuidan de nuestros hijos, habría que someter a los docentes a exámenes psicoanalíticos previos”. “Un trastorno como este generalmente es disimulado y escondido a la perfección”, puntualizaron otros. 

El acusado estaba abocado al área de catequesis, y tenía una vinculación muy cercana con los pequeños. El hecho fue denunciado por los progenitores de la menor de 4 años, luego de notar un cambio sustancial en su comportamiento. 




Comentarios